domingo, 11 de diciembre de 2016

Lunes 12 de diciembre de 2016

Lectura del santo evangelio según san Mateo (21,23-27):

EN aquel tiempo, Jesús llegó al templo y, mientras enseñaba, se le acercaron los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo para preguntarle:
«¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad?».
Jesús les replicó:
«Os voy a hacer yo también una pregunta; si me la contestáis, os diré yo también con qué autoridad hago esto. El bautismo de Juan ¿de dónde venía, del cielo o de los hombres?».
Ellos se pusieron a deliberar:
«Si decimos “del cielo”, nos dirá: “¿Por qué no le habéis creído?”. Si le decimos “de los hombres”, tememos a la gente; porque todos tienen a Juan por profeta».
Y respondieron a Jesús:
«No sabemos».
Él, por su parte, les dijo:
«Pues tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto».

Palabra del Señor

El planteamiento es sencillo: va entorno a la autoridad. Hoy en día esta palabra entra en juego.
¿Qué significa tener autoridad? ¿a quiénes ves como personas con autoridad? ¿tendrá que ver algo con el amor o solo es un nombramiento? 
Llevándolo a tu vida: ¿serías capaz de decir que tú tienes autoridad y que la gente puede confiar en ti; o sencillamente eres una persona a la cual no se le pueden conceder responsabilidades? Piénsalo y llevalo a tu vida en un mundo en el que las autoridades parece ser que son aquellos que nos hacen reír, aquellos que nos roban el pensamiento, aquellos que sencillamente contribuyen a nuestro dejarnos llevar. 
El ejemplo del Papa Francisco nos puede ayudar. Sus gestos habla de lo que vive, y su autoridad la da lo que hace con los demás, con cada una de las personas que se encuentra en el camino. 

Comparte esta entrada
  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Email
  • More...