sábado, 26 de noviembre de 2016

Lunes 28 de Noviembre

Lectura del santo evangelio según san Mateo (8,5-11):
En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaún, un centurión se le acercó rogándole:
«Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho».
Le contestó:
«Voy yo a curarlo».
Pero el centurión le replicó:
«Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo. Basta que lo digas de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; y le digo a uno: "Ve", y va; al otro: "Ven", y viene; a mi criado: "Haz esto", y lo hace».
Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que le seguían:
«En verdad os digo que en Israel no he encontrado en nadie tanta fe. Os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos».

Este texto nos abre a una serie de preguntas fundamentales.
¿Quiénes se acercan a Jesús de Nazaret? ¿Qué buscan aquellos que necesitan de Él? ¿Qué les ofrece? ¿Qué dispobilidad tiene para atender lo que los demás necesitan de Él?
El ejemplo de Jesús nos debe servir como una referencia en nuestra vida en un mundo donde parece que lo importante siempre es lo que uno necesita, lo que uno piensa, lo que uno hace. En un mundo donde el servicio queda en segundo plano y lo que importa es obtener lo que uno necesita. 
La dispobilidad del Centurion tambien. Su preocupación es evidente y esta le lleva a ir más allá de si mismo, de sus problemas y de sus necesidades; le lleva a buscar algo por el bien de otra persona. Y tú, ¿tienes acaso esa disponibilidad frente a los demás? ¿tú sales de tu zona de comodidad por aquel que necesita de ti? ¿tú estarías dispuesto a sacrificar tu bienestar por alguien? 
Pero vayamos más allá...entremos al tema de la fe. 
¿Qué es para ti la fe? ¿Cómo se expresa? ¿Qué nos exije? Tantas veces pensamos que la fe es un sentmiento que se experimenta a veces; o que la fe es algo que nos han impuesto sin nosotros quererlo. Sin embargo, la fe es algo más que eso: es un regalo, es un gesto, es una actitud. Un regalo que no nos pertenece. Un gesto que involucra toda la vida. Una actitud que habla de confianza. La cuestión será: Y tú, ¿cómo vives tu fe? ¿confías? ¿esperas? 
Te reto a responder. 
Comparte esta entrada
  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Email
  • More...